Tal vez estés de acuerdo conmigo cuando afirmo que la principal razón de ser de las universidades es formar individuos preparados para ser personas productivas con un alto sentido humano. Pero si nos dejamos llevar tan solo por este propósito, podemos perder de vista algo muy importante, que los estudiantes entiendan su importancia en la sociedad, sepan valorar todas sus virtudes y consientes de esto, logren negociar de forma justa su ingreso a una empresa o como negociar un préstamo o financiamiento para su emprendimiento.

En el pasado nadie usaba la información sobre el funcionamiento del cerebro para desarrollar una estrategia para colocarse en alguna empresa, porque básicamente no existían precedentes y mucho menos se hablaba de usar el método socrático para gestionar la ocupación de una vacante. Ya que mucha de esta información estaba reservada para otros sectores más de alto valor económico, pero con esfuerzos como este, se persigue la meta de mejorar la vida de las personas a través de conocimiento práctico.

Si coincides con el hecho de que no basta con prepararte para ser un buen candidato, sino que requieres

-Aprender la ciencia detrás de la toma de decisión.

-Forjar tus habilidades para detectar necesidades.

-Adquirir las métricas para poder ofrecer tus habilidades como lo que son, cualidades únicas e irrepetibles que generaran dividendos a la empresa a la que entres.

-Diferenciar cuales son las oportunidades de trabajo que coinciden con tu plan de vida.

Si realmente estas interesado en modificar tu forma de ver una entrevista de trabajo y obtener el conocimiento que te permitirá posicionarte en el puesto que realmente mereces te ofrecemos nuestros deferentes conferencias y talleres.